Un aspecto clave es combatir la sequedad provocada por la falta de estrógenos, incorporando en las formulaciones aceites vegetales que por su composición en ácidos grasos, nutran en profundidad y reparen la barrera lipídica. Esto aliviará de manera inmediata la sensación de tirantez y contribuirá a mantener un nivel óptimo de hidratación.

También se deben incorporar en las formulaciones, extractos de plantas cuyos activos:

  • Estimulen la producción de colágeno y elastina, lo que le dará firmeza y elasticidad a la piel.
  • “Sustituyan” en mayor o menor medida a los desaparecidos estrógenos, gracias a  una estructura molecular similar a éstos. Me refiero a los fitoestrógenos que contienen diversas plantas, que contribuyen a paliar junto con otros ingredientes aspectos como la sequedad o la pérdida de contornos.
  • Calmen las posibles irritaciones, ya que tras la menopausia la piel se vuelve más sensible y reactiva.
  • Refuercen y protejan la piel frente a la acción perjudicial  de los radicales libres, gracias a su acción antioxidante.

El curso “Cosmética natural para la piel tras la menopausia” te permitirá aprender a elaborar los productos cosméticos capaces de satisfacer las necesidades de tu piel.