Diferenciando los distintos gestos cotidianos de cuidado cosmético.

La limpieza de la piel debe ser exhaustiva, ya que el exceso de grasa en la piel de los hombres, hace que la acumulación de impurezas y la presencia de focos micro-inflamatorios sea mayor.

Dicha limpieza correrá a cargo de productos para tal fin, preferiblemente al agua, con activos antiinflamatorios, antisépticos y sebo-reguladores.

La aplicación semanal de una mascarilla purificante, eliminará  impurezas y toxinas, además de cerrar los poros y matificar la piel

Respecto a los productos “aftershave”, éstos no deben contener alcohol, ya que el alcohol, es cierto que da una sensación de frescor, pero también deshidrata y su uso continuado desnaturaliza las proteínas de la piel, dañando su estructura.

Además de la carencia de alcohol, los “aftershave” deben incorporar activos calmantes y astringentes, que alivien las posibles irritaciones y eliminen el exceso de grasa, afinando la piel.

En cuanto a los tratamientos cosméticos, debido a la mayor producción de grasa de la piel en los hombres, los productos cosméticos, al margen de su finalidad, deben incluir un bajo porcentaje de grasa, incluyendo en las fórmulas aceites ligeros y/o sebo-reguladores.

Los cuidados cosméticos deben ofrecer hidratación intensa por la mañana, centrándose en tratar problemas concretos por la noche (Ya que durante el sueño, la piel pone en marcha todos los mecanismos de reparación y regeneración, aplicar los tratamientos específicos por la noche, hará que estos sean más efectivos)

El curso “Cosmética natural para hombres” te permitirá aprender a elaborar los productos cosméticos capaces de satisfacer las necesidades de tu piel.